Entrevista a Pablo García Naranjo

Es un honor tener a Pablo García Naranjo en El blog del Dilo. Un autor español que no para de sacar libros y además de ser un amante del cine tiene una visión clara del mundo literario. Así se los presento y los dejo con sus respuestas:

¿Cómo apareció tu amor por las letras?
Apareció en forma de libro infantil; de cuento en la mesita de noche. Un amor confortable y fiel que lleva conmigo desde antes de que empezara a saber recordar.

¿Dónde se empieza a forjar el escritor que sos hoy?
En un viaje en avión y en muchas palabras escritas; demasiado pocas todavía. No me considero escritor, es una etiqueta en la que me siento incómodo.

¿Ves la evolución en tus publicaciones pasadas?
Eso dicen y eso pienso. Coincido con los que piensan que las novelas no se terminan poca. El Coburn que escribí el año pasado no sería el que escribiría hoy. Y así, con el resto de mis novelas.

¿Leíste tus obras luego de publicarlas?
No. Un rotundo no. Más allá de las galeradas y una vez sacadas de la imprenta, mis novelas son de otros. Me da apuro, supongo.

¿Por qué usaste seudónimo para «El hombre Spam»?
Me molaba la idea. Me lo pedía el cuerpo en ese momento y la editorial y yo estuvimos de acuerdo. Laguna Negra, mi primera novela, salió poco antes y también era una forma de no saturar el mercado con autor novel. Una broma literaria que espero repetir.

¿Qué pasó ahí? ¿Cómo fue publicar dos novelas casi al mismo tiempo?
Fue toda una experiencia. Pasar de no tener nada a tener dos novelas en las librerías. Jugar con el seudónimo me ayudó a que tanto Laguna Negra como El Hombre Spam tuvieran desarrollos comerciales más largos y llegaran a más lectores. Pensándolo en perspectiva, fue todo un acierto.

«Coburn» es tu última publicación, ¿cómo fue el proceso con esa obra?
Pues no supuso un proceso muy diferente respecto a las otras novelas que he escrito. Maduré la idea, el planteamiento y el final, y me lancé a la escritura. Sin más. Escribí y escribí hasta el punto final. Coburn partió de una idea muy básica en realidad, un arquetipo, una historia de género negro que llegara al lector. El objetivo era entretener por encima de todo.

Vi por ahí que se está haciendo un comic de Coburn, ¿Qué se puede contar de todo eso?
Pues que es un pasito más en mi carrera. Leo cómics desde que me hace muchos, muchos años, y es un medio que me apasiona. Tener la oportunidad de guionizar un cómic es un sueño convertido en realidad. Coburn: Humilladero, es una historia del personaje en un formato en el que se puede mover con soltura. Una historia fronteriza, llena de sombras y con personajes amorales. Mi ambiente, vaya.

Comic - Ilustración de Juanma Espinosa
¿Quién hizo las ilustraciones?
Las ilustraciones son de Juanma Espinosa, un artista sevillano que ha sido capaz de trasladar una historia de Coburn más allá de cualquier cosa que yo imaginara. Un genio.

¿Tenés algún Tip o Toc con tu proceso de escritura?
No. Huyo de los rituales y de las manías. Escribo y punto. Es algo tan aburrido como práctico. Gano en eficiencia.

¿Podrías vivir sin escribir? Hablo del ahora, luego de todas tus publicaciones.
Creo que sí. Definitivamente sí. Desde que empecé, sé que esto es una carrera con meta. He llegado más lejos de lo que había imaginado al empezar a escribir. Pero si un día se me acaban las ideas o no me motivo lo suficiente como para ponerme delante del ordenador lo dejaré y me dedicaré a otra cosa.

¿Cuál es tu punto fuerte y cual tu punto flojo a la hora de escribir?
Según dicen es algo que siempre deben decir los demás, el estilo y la definición del cómo. El punto flojo ahí es dónde entro yo: la incapacidad para la larga marcha. Hoy en día veo imposible para mí una novela de más de cuatrocientas páginas. Algunos dirán que eso es una virtud, por otro lado.

¿Qué hay ahora en el horno (o la bodega, parafraseando a Rubén Risso)? ¿Algún cuento? ¿Otra novela?
Acabo de entregar mi cuarta novela a la editorial y el cómic de Coburn está terminándose. Más allá de eso, veo en el horizonte la secuela de Coburn. Más allá de eso, nada.

¿Qué opinión te merece la autoedición?
Me parece una opción válida para aquellos que quieran publicar sus escritos. Una vía de mercado más. Con sus ventajas y perjuicios, pero eso es como todo. Algunos la denigran y otros la alaban. Yo he encontrado grandes obras y grandes fiascos. Exactamente igual que en la edición tradicional.

¿Me podrías recomendar tres libros y tres películas?
Luces de Bohemia, Fiesta del Noroeste de Ana María Matute y cualquier otra novela que te remueva algo. Estas recomendaciones son para aquellos que quieran conocer la esencia de la Literatura en español. ¿Películas? Bufff… Sinceramente, no veo una película entera desde hace meses.

Pero vos sabés muy bien que parte de mi amor por el cine fueron por tus recomendaciones, jaja.
No sabes lo que me alegra ese comentario. Una de las pocas cosas buenas que tienen las redes sociales es poder interactuar con gente, como es tu caso, que vive a miles de kilómetros de aquí. Espero que mis recomendaciones te hayan proporcionado buenos momentos.
The Thing quedó como mi película de cabecera y dejó una marca en mí, así que es un enorme ¡SÍ!

Y para terminar, ¿Por qué tendría que leer tus obras?
La única razón que se me ocurre es que no engaño a nadie. Es Literatura de entretenimiento y escrita de la mejor forma que sé ahora mismo. Novelas escritas como si fueran la última.

Gracias, Pablo.  Ahora se podría decir que te conocemos un poco más. Espero que la vida nos siga cruzando.

Muchas gracias por darme la oportunidad de hablar de mis cosas.

Conociendo al autor: Pablo García Naranjo

No hay comentarios:

Publicar un comentario