Reseña: "Mano dura", antología de terror argentina


Mano Dura llega con 13 nuevas historias fuertes para disfrutar parte por parte. Autores célebres, profesionales del miedo y de lo fantástico, en una antología de primera calidad con historias amargas y crudas. La colección que sigue creciendo presenta un tomo único e inmejorable. ¿Estás preparado?


Ignacio Román González encabeza este tercer tomo de lo que sería el nuevo terror argentino. El prólogo nos lleva por la historia de un libro de terror perdido: Terrorífico. Solapado, bajo las buenas letras Ignacio, se pueden leer detalles de lo que pasa en la literatura de terror actual. Termina su lugar con algunos detalles de todos los escritos que componen el libro. Un inicio bueno y llevadero.


Las ruinas de Ngranek, por Esteban Dilo
Bueno, este es mi cuento y no voy a hablar de lo que me pareció, sería raro. Lo que les puedo decir es que intenté hacerle un homenaje a H.P Lovecraft sin meter sus monstruos, pero usando los míos. Evité su prosa (aunque hay partes donde lo hice para jugar) y lo mejor de todo es que disfruté en su proceso. Espero que les guste.




Viva el cerdo López, por Gonzalo Santos
La historia está bien, escribe prolijo y sabe por dónde quiere ir. Hubo imágenes que me gustaron mucho, esos detalles le dan un punto a favor al cuento. Es arriesgado y lo digo por su estructura: cada párrafo es una oración y a las primeras páginas quise dejarlo pensando que él no sabía lo que hacía (estaba equivocado, sí sabía), pero seguí y encontré lo que me gustó. Una buena historia algo pesada por la estructura... lo voy a hablar con mi Psicoperonista ;) .

After office, por Ricardo Giorno
Había visto el nombre de Ricardo por varios lugares pero nunca había leído nada de él. After office empieza con clichés que el autor los destroza con una historia que me gustó mucho por su posible realidad. Una charla entre jefe y empleado siempre es productiva a la hora de crear miedo, eso no lo puedo negar, como tampoco que este cuento tiene un cierre muy bien pensado.

Letra muerta, por Ignacio Irulegui
Acá empezamos a cambiar la visual del libro y eso me gusta. Hay que romper con los las reglas y el escritor lo hace con la tipografía de Letra muerta, como si nos taparan a la hora de dormir (puff, hace rato que nadie me tapa). Empieza así: "Estoy obligado a escribir aunque no lo desee", comentando esto no puedo hablar más de la historia, pero sí de la manera de crear expectativa por parte del autor. Me gustó.


En el túmulo del viento, por Jeremías Vergara
Jeremías escribió mucha poesía y en este texto se nota. Es un cuento corto, o una poesía en prosa que en detalle tiene fotos bien logradas. Lo que podría decir en contra es que hay un abuso de puntos suspensivos.

Máquina, por Federico Frittelli
Federico crea una ambigüedad certera con el cuento, haciéndote a lo largo de la historia. ¿Máquina o persona? ¿Placer o dolor? Me gustó el desarrollo y movimiento de los personajes.

Dionysos, por Cristian Acevedo
A Cristian ya lo había leído y me gustó en la mayoría de las veces. En Dionysos encuentro un gran historia en un pequeño cuento. Limpio y sorpresivo. Me gustó.

Las flores nuevas de Susana, por Cristian Cano
Horror cósmico o terror en homenaje. Cristián, como un séquito de Lovecraft, nos cuenta una historia que a mi manera de ver está creada con conciencia. Las primeras páginas van repletas de diálogos, haciendo la lectura ágil y a medida que la trama se retuerce empezamos a preocuparnos por lo que pasa, y las charlas se callan para dejarle lugar a las oraciones largas y cansadoras. Después, la historia se las dejo a ustedes así la disfrutan tanto como yo. Me gustó.

Electro, por Natalia Schnaider
Natalia, rodeada por trece varones no se asusta y se pone al frente de la situación. Electro mete formato dentro de formato, haciendo que la historia de investigación te interese más y más. Los detalles sexuales y el final fueron los que me gustaron más.

Cárceles, por Franco Vega
Leí muchas cosas de Franco y debo decir que esta es una de las mejores. Retuerce una historia que cautiva y te lleva despacio, muy despacio hacia donde él quiere. Se nota que investigó bastante, pero no se abusa con detalles mínimos. Un cuento largo que no se hace denso y una historia que te mete dentro del personajes, dentro de LOS personajes. Me gustó mucho.

Mientras tanto Juan subía, por Boris Katunaric
Texto en segunda persona y en futuro: jodido. Boris lo lleva bien, al principio es molesto seguirlo por la falta de costumbre, pero después se siguen bien las indicaciones. Un historia distinta que se disfruta mucho.

Recluta de profetas, por David Voloj
David usa a un viejo en su historia. Pobres ellos que están pasando por los últimos días, tranquilos, esperando que pase su último aliento... bueno, no pasa esto. Uno de los relatos que más me gustaron y que me dejó pensando en qué pasará. Si hay algún testigo de jehová en la sala este cuento le podría gustar.



Como la luna y el sol, por Severo Straffeza
Para terminar el libro: Severo. Historia de nenes, con muchos sentidos puestos en el texto. Sin diálogos con guiones, es un tren que te lleva al terror. El autor sabe por donde ir y te lleva de a poco, mostrándote lo que quiere para dejarte con la boca abierta. Diría que me hizo acordar a una novela de Stephen King, pero si lo hago les rompo el final. Disfruten que la antología se cierra con broche de oro.

Si quieren el libro lo pueden pedir en www.pelosdepunta.com

Reseña del primer volumen de la colección 
Reseña del segundo volumen de la colección 

2 comentarios:

  1. Muy buena reseña, Esteban. Y felicitaciones por la publicación: te lo merecés.
    Espero hacerme pronto con este volumen.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan. Ya va a llegar la maldición de Ngranek a tus manos :D

      Eliminar