Entrevista a Sebastián Elesgaray

Entrevista a Sebastián Elesgaray

¿Qué te produce la escritura?

No hay una sensación clara y firme. Pasa de todo. Hay días en que es tedioso, pesado. Incluso llego a preocuparme sobre el giro adecuado que quiero dar o la palabra que tengo que escribir a continuación. Pero el balance final siempre es de alegría y placer. La posibilidad de crear historias, de generar relatos y alcanzar una meta no deja margen de error: la escritura me produce satisfacciones y me ayuda.

¿Tenés algún "ritual" a la hora de escribir?

No precisamente. Hay días en que puedo escribir conectado a Facebook y Taringa. Hay otros en que tengo que aislarme como un ermitaño y no puedo concentrarme a menos que me desligue de cualquier distracción posible. Todo depende del momento en el que esté el cuento o la novela. Pero si veo que no avanzo, que la cosa está trabada, lo ideal es dejarlo y retomarlo con más tranquilidad en otro momento. El momento genera el ritual, no suele ser al revés.

Seba, ¿por qué elegiste ese género?

No creo que alguien elija un género (me parece que con este comentario estoy plagiando a alguien, pero no recuerdo a quién). En mi caso, nunca me propuse seleccionar uno. Siempre conté lo que quise y así fueron surgiendo historias de terror y fantasía (o fantasy, para más exactitud), de ciencia ficción y thrillers. Pero también tengo relatos contemporáneos que circunscriben a tramas urbanas y costumbristas, cosas que fueron escritas en otros momentos de mi vida.
Me arriesgo a decir que un escritor no elige el género, sino que el género lo elige a él.

'Tierra de nadie' tiene ese toque platense imposible de ubicar en otra ciudad, ¿lo pensaste así desde el primer momento?

Sí. No tenía otra intención que no fuera contar una historia que transcurriera en nuestro país, más precisamente en una ciudad en la que vivo desde hace diez años. Y la repercusión fue genial, porque si bien el dialecto “argento” chocó en algunos, la mayoría recibió de buena manera a las diagonales, las plazas y los edificios emblemáticos como el Pasaje Dardo Rocha y el Palacio Municipal. Alejarse un poco de las grandes urbes estadounidenses como Nueva York o Washington estuvieron entre mis prioridades desde un primer momento.

¿Qué opinás de los talleres de escritura?

Se hace difícil generalizar, pero creo que son un buen paso para afianzar el oficio de escribir. Ya sea por caer en un lugar inhóspito y vacuo, o por dar con el mejor taller de la historia, nos pueden servir para darle una perspectiva diferente a lo que hacemos. Tal vez desde la carga neutral que conlleva un desconocido, o los comentarios tímidos sobre lo geniales que somos, un taller puede abrir las puertas al debate y eso nunca es poco. El problema es saber dónde estamos y si realmente estamos haciendo un camino de mejora, de avance. Si la idea es hacer de la escritura un oficio regular, no es bueno limitarse a escribir una vez por semana por el gusto de escuchar algunos elogios. Los talleres bien estructurados dan con la carga justa para cada uno, y al final depende de uno mismo decidir si le sirve o no el lugar al que está asistiendo.

¿Cómo fue tu experiencia?

Mi experiencia en talleres literarios fue genial, porque solo fui a uno, jajaja. Estuve (y en parte estoy) en el taller literario de Leo Batic, de la ciudad de La Plata. Siempre cuento que vi el aviso en la librería 'La Normal' de casualidad en su vidriera, y fui pensando que me iba a encontrar con gente que quería pasar el rato escribiendo sus poemas o cuentos.
En cambio, me encontré con un taller, podríamos decir... serio. Pero no desde la estructura, sino en el contenido, lo cual es mucho más importante. Tiene la intención de formar escritores no solo desde el plano intelectual de la sintaxis y la corrección formal, sino también desde un lugar de conocimiento por el mundo editorial, las peripecias a la hora de corregir o presentar un manuscrito para publicar. Muy importante también, el establecimiento de la coherencia sobre lo qué queremos escribir, por qué lo escribimos, y como va a afectar eso en el desarrollo de lo que vamos a contar.
Algo destacable era el sentido de los tiempos individuales de cada uno. No había intención de llevarnos a todos al mismo ritmo. Si alguien no podía o no quería o no le salía escribir; no lo hacía y escuchaba, dialogaba, aprendía desde otro lugar.

En la actualidad, el fenómeno bloguero y booktuber parece muy importante para la difusión de los escritores. ¿Cómo ves esa movida y cómo te afectó?

Como en todo ámbito, hay personas con las que uno coincide y otras con las que no. Por ejemplo, podés conocer un abogado copado, buena onda (difícil, pero sé que existen), y del otro lado estará su contrapartida con la cual no estarás de acuerdo.
El caso de los blogueros y booktubers es un fenómeno, un hecho con mucho impacto de entrada. Y como tal, se está asentando. Algunos engrandecen sus blogs con colaboraciones cada vez más importantes, otros en el último tiempo han ingresado a trabajar en editoriales.
Muchas veces veo que las reseñas carecen de contenido y se limitan a un “me gusta”, “me encantó” y “estuvo re-bueno”. El grado de análisis se remite a factores subjetivos sin una explicación, sin un sometimiento de lo leído a la búsqueda de los porqués o una descomposición del texto que nos lleve a saber con qué nos vamos a encontrar al leerlo. Reitero que esto no es en todos los blogueros o booktubers (tiro la piedra pero escondo la mano (?) ). Y si bien suena pedante y altanero, a veces da cierto escozor leer o ver algún video que no carga más que el entretenimiento hedonista de enterarse que alguien leyó un libro e hizo de eso un anuncio y poco más. Sin embargo, no parecen apelar a volverse críticos, sino que se establecen como reseñadores, lo cual no hace a la necesidad de que adopten otros estándares que no deseen.
Mi experiencia personal fue buena. Excelente, de hecho. Porque las reseñas en blogs sirvieron para dar a conocer la novela y recibí una gran mayoría de buenos comentarios. Ese es el factor positivo del fenómeno blogger: la posibilidad de difusión inmediata con la que contamos los autores. Detalle al margen, resulta interesante el trabajo que han realizado algunos blogs con los escritores para promocionar la salida o la lectura de sus libros.

Leo Batic te hizo la portada de la novela, ¿no?

Así es. Tuve la suerte y el placer de contar con un ilustrador con una trayectoria enorme. Y, de hecho, muchos lectores han dejado en claro que se acercaron al libro por la portada.

Hablando de la novela, ¿tendrá una secuela?

Por el momento, no. Si bien el relato quedó “abierto”, no tengo en claro cómo puede seguir la historia de los protagonistas. Si sé que quedaron algunas cosas sin contar, y me gustaría develar esas historias en una precuela o relato paralelo al tiempo de 'Tierra de Nadie'. Sin embargo, por ahora, no creo que sea necesario.

Obra de Diego Lucia
¿Estás escribiendo otra historia?

Tengo una segunda novela terminada. Esta vez me metí en un mundo épico/medieval/fantástico generado para la ocasión. Hay un reino con conflictos internos que ponen a prueba a varios personajes. Se desata una guerra civil, hay una monarca que en realidad es un títere, y todo se conjuga en las decisiones de cada protagonista. Estoy muy contento por haberla terminado, y creo que tiene un tono más intenso que 'Tierra de Nadie'.

¿En qué proyectos estás metido?

Por ahora estoy tranquilo, trato de no sobrecargarme, porque entre laburo y estudio apenas si abro el Word una vez por semana. Pero estoy a la espera de la publicación de una antología de terror en la colección 'Pelos de Punta', una recopilación genial de la que tuve la suerte de formar parte con autores del nivel de Matías Bragagnolo o Narciso Rossi. Tengo otro cuento presentado para la antología 'Libretoria', en la cual se juntan escritores como Leo Batic, Victoria Bayona, Juan Esteban Bassagaisteguy, Cristian Acevedo o María Inés Linares. ¡Y entre todos esos grosos me metieron a mí! A la vez, escribo una columna de cine trimestral para la revista 'FH', y algún artículo o cuento suelto que despunte el vicio. Lo bueno es que está lleno de amigos y colegas que nunca paran, y eso te da impulso para tratar de aportar lo tuyo.

¿Pensaste en autopublicarte?

Sí, por supuesto. De hecho, era el primer pensamiento que se me venía a la cabeza una vez que tuviera lista la novela. Sabía las vueltas y lo difícil que podía llegar a ser que una editorial viera el escrito y decidiera publicarlo.
Sin embargo, hay otra parte de la autopublicación, más allá de la inversión de dinero que uno tiene que hacer (por lo general de su propio bolsillo), que tiene que ver con la distribución del libro. Prácticamente hay que estar presente en todas las ferias y reuniones posibles. Hay que acercarse a librerías con dos o tres libros abajo del brazo, convencer al dueño o encargado que las ponga a la venta. Hay que estar muy presente, hacer un trabajo extra (y, tal vez, tedioso) para mover nuestro libro de manera física. Y eso es algo para lo que no estaba preparado desde lo anímico, la experiencia, o desde el tiempo que requiere.
Respeto de igual manera a un escritor autopublicado que a uno publicado por una editorial (de hecho, ambos casos están publicados). Esas cosas son circunstancias.
Podríamos decir que tuve la “suerte” de no tener que preocuparme (por lo menos desde un punto de vista inicial), por el diseño, la portada o la distribución. Sin embargo, todo era viable a la hora de que el libro saliera y nunca descarté esa posibilidad.

Ilustración de Mariano Taibo.
¿Qué lectura nacional recomendás?

Hay mucho, variado, y me gustaría hablar de contemporáneos. Está Matías Bragagnolo, con 'Petite Mort', una impactante novela sobre el mítico género conocido como snuff. Cristian Acevedo, que tiene un libro de cuentos llamado 'Canibalísmico' y cada relato que lo compone es una maravilla. De Leonardo Oyola me gustó mucho 'Siete y el Tigre Harapiento'. Y la ya archi-conocida 'Kryptonita'. El año pasado leí 'La Mujer del Maestro' de Guillermo Martínez, me gustó también. Al policial se le está dando mucha fuerza, y hay un autor argentino que se llama Gastón Intelisano que hay que tener en cuenta. Su última novela creo que es 'Error de Cálculo', ya la tengo en mi biblioteca.
El fantasy nacional está muy bien representado por Victoria Bayona (hace poco estrenó saga con 'Los Viajes de Marion'), Liliana Bodoc (genia y figura) o Leo Batic (su novela 'Soy Mago' es genial).
Después hay autores que, lamentablemente, no son publicados en nuestro país. Es el caso de Federico Axat, autor de 'El Pántano de las Mariposas', y el de Pablo Hernán Di Marco con 'Tríptico del Desamparo'. Ambos geniales pero en otras estanterías de habla hispana.
Seguro me estoy olvidando de muchos, pero por ahora esos son los que más rápido se me aparecen.

¿Qué consejo le darías a una persona que empieza su camino literario?

A mí me ayudó 'Mientras Escribo', del enorme y nunca cansado Stephen King. Tiene datos concretos, que si bien muchos pueden aplicar al mercado estadounidense, la mayoría de las pautas son fácilmente transferibles a nuestra realidad.
Por lo demás, cualquier camino es bueno siempre que se sepa cuando abandonarlo, cuando reforzarlo, o cuando sumarle algo nuevo. Por ejemplo, mis inicios en el aprendizaje fueron a través de Internet, de talleres literarios virtuales. Y si bien me nutrí e incluso llegué a hacer amigos por ese medio, en determinado momento sentí la necesidad de leer en voz alta, de que las devoluciones fueran instantáneas y de ver la expresión de quien me corregía en ese momento. El diálogo fluido de un taller literario, por ahora, no lo da Internet.
Por otra parte, tenemos suerte de que en esta era haya un sinfín de herramientas al alcance de un clic, que puedan sacarnos de dudas sintácticas o errores de ortografía. Pero trato de no volverme loco en ese ámbito. De hecho, nunca fui bueno para la gramática. Para eso, después tenemos la corrección.
Lo otro que puedo recomendar es leer y escribir. Es un consejo medio bobo, lo sé; pero nunca se me ocurre nada mejor. Creo que la práctica hace al maestro, no tengo dudas. Y el doble juego de lectura/escritura constante, es esencial.

¿Tuviste en cuenta 'El Eternauta', 'La Niebla' de King, o alguna otra historia?

Nombraste dos referencias claras a la hora de sentarme a escribir 'Tierra de Nadie'. La otra fue 'The Walking Dead'. En los días que empezaba mi novela, la serie estaba en etapa de promoción. Después vi la primera temporada y traté de emular ese clima entre vértigo y miedo que la rodea todo el tiempo, siempre teniendo en cuenta que estábamos en Argentina.
'El Eternauta' apareció porque es, tal vez, el ejemplo más concreto de catástrofe y pos-apocalíptico con el que cuenta nuestro país. Es una historia que me cautivó desde la época en que estudiaba cine. Por esos días no podía entender (y hoy tampoco puedo) que no se haya hecho una adaptación concreta a la pantalla grande de semejante obra.

Con respecto a 'La Niebla' de King; los monstruos, las criaturas salidas de algún lugar inconcebible, son el referente más claro de que su historia estaba presente mientras maquinaba la mía.


7 comentarios:

  1. Siempre es muy bueno conocer más sobre la mecánica y estructura de redacción, en general, de excelentes escritores como Sebastián. Así, sin dudas, uno aprende mucho.
    Esperando con ansias que esa segunda novela vea la luz. Acá hay un lector asegurado.
    Gran entrevista, Esteban, me encantó.
    ¡Saludos a ambos!
    P.D.: Sebas, mi mención junto a esos grosos estuvo de más, che: aún no he publicado nada... Por supuesto (ni hablar), más que agradecido :D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Juan! Me alegro que te haya gustado. Y la mención fue natural, en ningún momento la hice pensando en el terrible asado que vas a hacer si algún día voy para tus pagos.

      Eliminar
  2. Excelente entrevista. Muy buenas preguntas. Lamento haberme enterado del final abierto... pero voy por la mitad así que seguro me lo olvido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias NarRubLu! (No sé quién está del otro lado del teclado).

      Eliminar
  3. Muy buena entrevista y manera de conocer a a Seba como escritor (y algo más...), de donde se nutrió, sus motores para crear, lecturas recomendadas, proyectos de publicación.... Que más?!!! Lo que se habrán divertido... Jajajaja �� !!! Gracias Esteban por apoyar a quienes se inician en este mundo y darnos la posibilidad de conocerlos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Andrea, me alegro mucho que te haya gustado la entrevista. Es TOTAL la entrega de Esteban a la literatura, y eso es genial. ¡Un abrazo!

      Eliminar