Ser humano


Ser humano


Cada vez que pienso en hablar de algo trato de investigar como se inició, quién es su creador o por lo menos de donde vino. Este caso es especial, cada uno cree lo que quiere o lo que le inculcaron de chicos.
Mi punto de vista comienza con mi creación. El ser humano más puro que conozco fue el que vi llegar. El silencio con el que me miró daba a entender la falta de preocupaciones que tenía. Si hubiera nacido con una religión no tendría que hablar con nadie de la iglesia por varios años, ya que no tenía maldad. Sin idioma, podía comunicarse con un simple parpadeo y aun así era más valioso que el ser más sabio. Solo por su pureza.
Puedo decir que es el día de hoy que pienso en esa cualidad con la que vino al mundo. Me gustaría recordar un poco de lo que fui yo, pero por alguna razón no lo hacemos. Recuerdo las maldades que hacía, eso sí. O los reproches para lograr mi independencia, mi falsa libertad. Cuando logré despegarme de ellos los extrañé.
Ahora, siendo padre, soy un hijo en potencia. Nací con esa firma y voy a morir con ella; impuro, por supuesto y orgulloso de eso.
El humano va a seguir creándose para continuar con el equilibro que ellos mismo medran. Es el inicio del todo y depende de nosotros mejorar lo que viene, más allá que seamos solo una parte del camino es bueno ponerse a pensar en las cosas que vemos todos los días. 
Con ponerse a pensar basta.

Esteban Dilo
Zoe, mi hija. Mi ejemplo de ser humano.

3 comentarios:

  1. Hermoso pensamiento que, Esteban. Ayuda a reflexionar sobre los valores del ser humano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reflexión, Esteban. Ser padre te cambia la vida, sin lugar a dudas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por pasarse a leer mis locuras de la vida. Hacía rato que no subía nada. Les mando un abrazo gigante.

    ResponderEliminar